África es un extenso bloque de 30,284.631 km2 que está separado de Europa por el Estrecho de Gibraltar y de Asia por el Canal de Suez. Está dividida, casi en su mitad, por la línea del ecuador, por lo que no conoce los climas fríos, a excepción de las cumbres montañosas y las noches en el desierto. A uno y otro lado del ecuador, se suceden las selvas, los desiertos, las zonas de pluviosidad abundante y las zonas secas. Sus costas son rectilíneas y tienen pocos accidentes de importancia: el cabo Espartel en el norte de África, el cabo de Buena Esperanza en el sur, los golfos de Gabès y de Sirte en el Mediterráneo, el golfo de Guinea en el Atlántico y la península de Somalia ("el cuerno de África") en el Índico. No tiene islas importantes, excepto la de Madagascar. El continente africano está formado por grandes mesetas y algunos macizos montañosos, que destacan sobre las amplias llanuras que se extienden por todo el continente. Sus principales sistemas montañosos son: los montes Atlas que se extienden por el Noroeste, los montes Ahaggar y Tibesti en pleno desierto del Sahara, el macizo de Abisinia y los macizos de Uganda, Kenia y Tanzania (en ellos destaca el Kilimanjaro, que el pico más alto de África) y los montes Drakensberg, en el extremo sudoriental del continente. Los ríos africanos son largos y caudolosos, pues casi todos se alimentan de las abundantes lluvias tropicales y recogen las aguas de extensas cuencas. Interrumpen su curso con rápidos y cascadas, por lo que no son aptos para la navegación. Los principales ríos de África son: el Nilo, que desemboca en el Mediterráneo y el río más largo del mundo;el Senegal, el Níger, el Congo (el segundo río más caudoloso del mundo) y el Orange que desembocan en el Atlántico; el Zambeze y el Limpopo que desembocan en el Índico. Los grandes lagos africanos son: Victoria, Tanganica, Alberto, Malawi y Chad. África es el continente más cálido de la Tierra, debido a que el Ecuador lo cruza casi por la mitad. Las principales zonas climáticas son: la zona ecuatorial, que ocupa toda la parte central; las dos zonas tropicales, con dos estaciones claramente diferenciadas:una lluviosa y otra seca; las zonas desérticas, ocupadas por el desierto del Sahara y el desierto del Kalahari; y las zonas de climas templados, una en el extremo norte y otra en el extremo sur. El desierto del Sahara se extiende desde el Atlántico hasta el Mar Rojo. A lo largo del mismo hay arenales con enormes dunas, zonas pedregosas y cordilleras de hasta 3.500 metros de altitud. Este desierto constituye una barrera natural que dificultó siempre el intercambio en África del norte y el resto del continente. Las sabanas africanas son zonas en las que se cultivan cereales (maíz, mijo, sorgo), algodón, cacahuete... Se obtienen también resinas y gomas. Aquí viven anímales herbívoros, como antílopes, cebras, jirafas, hipopótamos, elefantes... y carnívoros, como el león y la hiena. También abundan las aves zancudas y los avestruces. La selva virgen, en la zona del ecuador, frondosa y cerrada, formada por miles de especies de plantas que se entralazan y cubren el suelo, mientras las copas de los árboles forman una bóveda que dificulta el paso de los reyes solares. En ella habitan aves de vivo plumaje, orangutanes, gorilas y otros simios, muchas especies de anfibios y gran cantidad de insectos en las abundantes charcas.